camino primitivo

El Camino Primitivo es una buena opción para descubrir las raíces de la peregrinación. Oviedo es el punto de partida, accediendo a Galicia por la provincia de Lugo  hasta enlazar con el trazado del Camino Francés en el municipio de Melide, a escasos 55km Santiago de Compostela.

El recorrido atraviesa zonas montañosas, poco pobladas, con paisajes de gran belleza natural y sin apenas tramos de asfalto, lo que contribuye a hacerlo más bello paisajísticamente hablando.

En este camino encontramos además recursos históricos y patrimoniales de gran abundancia, especialmente en las dos ciudades monumentales (Oviedo y Lugo).

Es un Camino “más duro de lo normal”, con subidas considerables como el temible puerto de Palo (antes de Grandas de Salime) y con tramos problemáticos en épocas lluviosas ya que pueden llegar a convertirse en profundos barrizales complicando más aun la marcha.

La señalización de buena tanto en Asturias como en Galicia, destacando que debemos guiarnos por la flecha más que por la concha ya que en algunos sitios indican lo contrario.

La longitud total del Camino Primitivo es de 321 km, de los cuales 170 transcurren por tierras gallegas tras entrar en la provincia de Lugo por A Fonsagrada. Generalmente dividido en 14 etapas con distancia media de entre 20 y 30 km cada una.

El inconveniente más grande que presenta la ruta es la escasez de oferta pública de albergues, sin embargo la oferta privada cubre las necesidades del peregrino.